Cumplir con los acreedores externos y poner en marcha el aparato productivo sin dólares. Los desafíos económicos de la Argentina

En declaraciones a FM La Isla, Martín Kalos, economista de UBA, brindó su análisis acerca de la estrategia de Nación para tratar la deuda con el FMI y el nuevo escenario ante el anuncio de Alberto Fernández de iniciar una querella penal para investigar todo lo sucedido con el crédito tomado ante el organismo multilateral. Además, habló sobre las dificultades de la Nación para afrontar vencimientos y sostener el aparato productivo.

Al respecto, Kalos dijo que se venía observando que el crédito con el FMI no representaba el frente más complicado para el Gobierno en lo referido a deuda externa, no obstante lo cual, reportaría ventajas llegar a un acuerdo explicito con el Fondo por los vencimientos de este año y el año que viene, como señal positiva, tanto a los inversores nacionales como a los mercados financieros externos.

“Si hubiera un sendero de consolidación fiscal que vaya reduciendo de manera consistente y sustentable, no de buenas a primeras ni bajando gasto donde no se puede, para ir eliminando el déficit, se eliminan también un montón de incertidumbres; cómo se financia el déficit por ejemplo o si vas a necesitar emitir”, explicó.

En eses sentido, dijo que lo ideal es intentar que no haya cimbronazos en términos productivos, laborales ni sociales, para lo cual, un acuerdo con el FMI aporta un factor positivo. Sin perjuicio de ello, señaló que el apuro por mostrar este acuerdo está más vinculado a los efectos políticos que a los económicos, máxime en un año electoral.

Además, Kalos sostuvo que no tendrán asidero ni suman a la discusión económica las pretensiones del Gobierno de que el FMI se disculpe con el Estado Argentino por haber brindado un préstamo en Condiciones insostenibles y con el fin de favorecer la campaña política de Mauricio Macri.

“El FMI no obró mal” dijo Kalos, al tiempo que aclaró que si hubo intereses de ciertos países integrantes del FMI en que gane Macri es un tema que se debe resolver con esos países y no con el FMI, que procedió según sus criterios.

Respecto de la gestión cambiaria del Gobierno, el economista señaló que “cuando uno mira 2020 no hubo saltos, por lo menos del dólar oficial que es el que rige gran parte de los costos y en los paralelos los hubo pero luego se estabilizaron”.

En igual sentido, dijo que esta situación cambiaria viene “montada” en una situación de recesión económica durísima y a un cepo cambiario fuertísimo y en ese marco igual la cotización está tranquila.

 “La noticia es que se percibe que la cotización va a seguir tranquila, aunque va a seguir aumentando en línea con la inflación y probablemente porque es un año de elecciones pero el Gobierno tiene control del tipo de cambio, con toda esta parafernalia de controles y regulaciones, que no son ideales pero que en una crisis tan profunda son necesarias”, detalló y agregó que en este año seguramente las cotizaciones paralelas van a dar saltos vinculados a cobertura de posiciones e inclusive a lo político.

En otro orden de ideas, Kalos se refirió a la toma de deuda en dólares por parte de las provincias durante el Gobierno de Macri. Al respecto, dijo primeramente que estas deudas tienen su génesis en el ahogamiento financiero de Nación y la consiguiente autorización del Gobierno Nacional para endeudarse en dólares. Paralelamente, el Gobierno de Macri hizo previsiones falsas sobre el derrotero de la economía, tornando imposible el repago por parte de las provincias.

“El nuevo Gobierno Nacional convocó a las provincias para decirles que no va a haber dólares para pagar esto desde el Banco Central. Hubo un criterio de “sigan el ejemplo de Nación” y reestructuren sus deudas” dijo.

Esto, según expresó el economista, en una situación insustentable, incluso para los trabajadores que perdieron alrededor del 30% de su poder adquisitivo en 4 años, que complica de sobre manera afrontar esas deudas. En ese sentido, señaló que la única manera de afrontar esto es mediante una recuperación productiva, para lo cual, paradójicamente, se necesitan dólares.

“Para bien o para mal lo que faltan son exportaciones y no es porque no tengamos un par de sectores terriblemente competitivos como el sector agroalimentario, sino que con eso solo no alcanza para la estructura económica argentina, no para el nivel de vida que queremos. Otra forma de conseguir dólares no hay” dijo Kalos y agregó que las experiencias de toma de deuda han demostrado que no sirven para apalancar e crecimiento de la economía nacional.

«Si vos querés exportar más hay que conseguir los nichos donde poder competir, si querés competir no podés depender de devaluaciones que reducen el salario, tenés que apostar a la innovación tecnológica o apuntar bajar los costos mediante la estructura logística. Necesitás generar aumentos de productividad» explicó kalos y finalizó expresando que la única posibilidad de que esto se dé es mediante la decisión politica de invertir en infraestructura y articular con el sector privado para planificar el desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×