Allanaron la vivienda y auto del docente desaparecido en el mar en la zona del Cabo Domingo

Continúa la búsqueda del docente que el miércoles pasado desapareció de las costas del Cabo Domingo en un bote inflable. En las últimas horas testimonios de familiares llevaron a la justicia a allanar la vivienda de la pareja.

Andrea es la mujer de Alejandro Buchieri, quien ese miércoles por la mañana lo acompañaba en el sector de cabo Domingo, cuando este se adentró en las aguas del mar con el bote inflable comprado días antes.

La mujer dio cuenta de que no lo veía en el agua, cuando decidió dar aviso a unas personas que estaban en el lugar, las cuales se trasladaron a la zona de la balanza donde comentaron a personal de la secretaría de Transporte que estaba en un operativo, los cuales allí recién dieron aviso al 101 de emergencias.

El arribo de familiares de la víctima a la provincia aportó mayor material e información sobre las circunstancias personales de Buchieri, ante las cuales el juez de la causa Daniel Cesari Hernández decidió el secuestro del celular de la mujer a fin de realizarse pericias informáticas.

Además, se sumaron inquietantes comentarios de compañeros de trabajo de Buchieri en las redes sociales, con capturas de imágenes sobre la presunta actividad de su celular con posterioridad a la desaparición, e incluso la publicación en venta de artículos personales suyos. Sobre los mismos la Justicia está trabajando en determinar la antigüedad de los mismos y cada especificación técnica que permita determinar el momento de producción de los mismos.

Atendiendo al testimonio y pedido de la familia del desaparecido, el juez Daniel Cesari corrió vista al fiscal del caso, el Dr. Ariel Pinno, quien requirió investigar una segunda hipótesis, sobre la cual no adelantaron pormenores, pero dejaron vislumbrar la posibilidad de que Buchieri fuera inducido a adentrarse a las aguas con el bote, no apto para ese tipo de actividad náutica.

La nueva investigación, que busca despejar cualquier hipótesis, este domingo por la tarde finalmente derivó en el allanamiento de la vivienda de Buchieri en calle Antártida Argentina al 1200 de Río Grande, en la busca de más elementos de prueba, así como la requisa del vehículo Volkswagen Gol en que ese día se trasladaron al cabo Domingo.

En el baúl del vehículo aún habían elementos de playa como reposeras, ropas y hasta un chaleco salvavidas. Asimismo, se incautaron todos los dispositivos informáticos en la vivienda para ser peritados.

Estas medidas de prueba fueron conducidas por el propio Cesari y el fiscal Pinno, ambos intervinientes en esta feria judicial, a fin de analizarse el contexto personal del hombre en los días previos a su desaparición.

El procedimiento se realizó convocando a la pareja de Buchieri, quien no estaba en la vivienda, haciéndose presente minutos después para abrir la puerta a los investigadores. Por lo pronto no hay imputación alguna contra la mujer, hasta verificar la información que pueda surgir de estos procedimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×